MEDIACIÓN

La Mediación es el proceso por el cual una persona neutral facilita la comunicación entre dos personas con una disputa legal para ayudarlos a llegar a un acuerdo mutuo aceptable. El mediador es regularmente un abogado. Las dos partes generalmente comparten los gastos de contratar un mediador.

A continuación les vamos a explicar las características de la mediación y su objetivo final.

Lo que haremos en cada una de las diferentes sesiones y, en concreto, cada uno de los participantes, es que irán informando al mediador de cuales creen que son las causas del conflicto existente entre ambos y, por consecuente, que quieren conseguir con el proceso de mediación.

Les informamos que a lo largo de las sesiones, se irán realizando una lista con las soluciones que proponen al conflicto cada uno de ustedes, para que así los mediados (ustedes) puedan llegar a un acuerdo final con sus propias soluciones aportadas.

La mediación, para lo que aquí y ahora interesa, es un sistema extrajudicial para resolver el problema existente entre los mediados, además de servir para que se cumpla lo pactado al final de la mediación iniciada y para que también en un futuro, en la medida de lo posible, se conserve la relación de los intervinientes.

En cualquier momento se puede proceder a abandonar el proceso si alguno de los presentes, o incluso, el mediador mismo, lo estima oportuno, y cabe señalar que la mediación es un proceso voluntario y de libre disposición.

También les informamos que el mediador simplemente los acompañará a lo largo de este proceso, y que en ningún caso será él el que tome la decisión o decisiones, sino que serán ustedes, los mediados reunidos, de forma conjunta los que tomen dichas determinaciones.

Una de las características básicas de la mediación es la confidencialidad, por lo que todo lo hablado y probado en la sala de mediación estará a salvo de cualquier persona o institución ajena a la mediación, ya que no se pondrá nada de lo tratado en conocimiento de terceros. Además, requerimos a los intervinientes que no comenten a terceras personas ajenas a la mediación, lo dialogado en las diferentes sesiones, para que aquéllas, no desvirtúen las próximas sesiones programadas, y consecuentemente, el resultado final de la misma.

El mediador se compone de una neutralidad e imparcialidad en el proceso, por lo que no se posicionará a favor de ninguno de los dos comparecientes.

Si quiere ponerse en contacto con un abogado especialista en mediación en Palma de Mallorca puede pinchar el siguiente link de contacto.